Académico destaca vínculos entre el transporte aéreo y el crecimiento del sector turístico

Dr. Juan Manuel Benítez, decano de la Facultad de Empresa, Comercio y Turismo de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria

Dr. Juan Manuel Benítez, decano de la Facultad de Empresa, Comercio y Turismo de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria

Punta Caucedo.- El Dr. Juan Manuel Benítez, decano de la Facultad de Empresa, Comercio y Turismo de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, España,  al destacar el vínculo  entre el transporte aéreo y el crecimiento del sector turístico en el mundo, sugiere a República Dominicana un trabajo mancomunado entre la aviación civil y el sector turístico en general.

En una comparecencia ante funcionarios y  servidores del Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC) y la Academia Superior de Ciencias Aeronáuticas (ASCA), el ejecutivo universitario sugiere una permanente y  estrecha coordinación entre ambos sectores para que se puedan optimizar los  beneficios de la aviación y turismo, maximizando sinergias.

Al citar las estadísticas de la  Organización Aviación Civil Internacional (OACI), que indican que el sector transporte aéreo genera 50 millones de puestos de trabajos en el mundo y unos 2 mil 400 millones de dólares de ingresos, y los señalamientos de la  Organización Mundial de Turismo conectando en primeros planos el transporte aéreo al desarrollo del turismo  internacional, dijo que es necesario una alianza estratégica entre la aviación civil y el sector turístico.

“La aviación genera directamente un producto interno bruto mundial de 539 mil millones de dólares y con efecto indirecto que duplica esa cifra. Se estima que 8,4 millones de personas trabajan directamente en el sector aviación y otros 48 millones están empleados en industrias turísticas relacionadas”, argumentó Benítez para reforzar su planteamiento.

Como experto en el tema, se detuvo a explicar el efecto multiplicador en la economía mundial del transporte aéreo, afirmando que por cada 100 dólares de ingreso que produce  la aviación comercial  se genera una demanda adicional de 325 dólares, y por cada 100 puestos de trabajo creados por el transporte aéreo, nace una demanda media adicional de más de 600 empleados en el sector.

“Por ello la necesidad de una estrecha coordinación entre ambos. Con ello se pueden optimizar beneficios de aviación y turismo maximizando sinergia, cooperando en la modernización, en el marco regulador del transporte aéreo, mejorando conectividad, contribuyendo a la protección de los pasajeros, turistas y proveedores de servicios turísticos, reduciendo emisiones de gases de efecto invernadero, abordando el transporte aéreo para el desarrollo turismo en destinos de larga distancia y en países sin litoral o insulares”, expuso el  académico.

En otro aspecto, expuso sobre las restricciones de las políticas que limitan la conectividad  aérea, las que  representan una de las mayores barreras para el crecimiento de viajes y turismo, planteando en ese sentido liberalizar el mercado del transporte.

“Aunque su aplicación sigue siendo demasiado limitada, el concepto de cielos abiertos ha aperturado los mercados y ha generado nuevo tráfico para la aviación y una nueva demanda turística para los destinos. El papel de los aeropuertos es primordial para el desarrollo del turismo”, concluyó.

La disertación del Dr. Benítez se produjo en la etapa final de la maestría  “Fortalecimiento de Gestión Pública Directiva” mediante la cual  fueron formados 39 directores del IDAC, impartida  por el Instituto de Educación Superior (IESTQM)  con el  aval de la Universidad de Las Palmas de Gran Canarias.