Tragedia del Airbus de Germanwings obligará adopción de cambios dentro de cabinas de mando

dcrp

Ejecutivos del IDAC.

Expertos de la Dirección de Normas de Vuelo del Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC) aseguran que es casi inminente que la tragedia del Airbus de Germanwings obligue a cambios en las medidas dentro de las cabinas de mando de los vuelos comerciales, y a otros procesos vinculados a las pruebas de recertificación médica.

Un amplio reportaje firmado por el periodista Omar Santana, del periódico Diario Libre, recoge las respuestas de un equipo multidisciplinario, cuyos integrantes prevén que el suceso, que ha estremecido al mundo, puede generar cambios en varias vertientes, desde las normas y los procedimientos, y posiblemente en el diseño de las aeronaves, hasta la amplitud de las pruebas médicas recurrentes que se practican a los pilotos y copilotos de vuelos comerciales, que son las que determinan la vigencia de una licencia de piloto.

El capitán de vuelo y coordinador técnico de la Dirección de Normas de Vuelo, Rodolfo Victoria, uno de los entrevistados, considera que se debe esperar la conclusión de las investigaciones, porque las decisiones no se deben tomar con rapidez por lo delicado del caso. Adelantó que las medidas serán discutidas por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) en su próxima reunión.

En sus declaraciones, el capitán Gabriel Medina Felipe destaca que no es necesariamente un inconveniente para un piloto acumular 630 horas de vuelo o que las mismas compañías entrenen su personal. “Las aerolíneas invierten recursos en reclutar jóvenes y personal que luego de pasar un filtro de años de preparación entrenan en los aviones que las compañías necesitan que vuelen, lo que les da un rango de especialización y preparación”, subrayó.

También fue entrevistado para el trabajo periodístico Carlos Alcántara, profesor en factores humanos, psicólogo clínico y técnico de operaciones aeronáuticas, declarando que la tragedia de Germanwings “es el paradigma de la profundidad a la que pueden llegar los factores humanos a la hora de generar un inconveniente en la aviación”.

La encargada de la división de medicina aeronáutica de Normas de Vuelo, Kendra Cabrera, sostuvo que “en el caso del copiloto Andreas Lubitz, sufría ”aparentemente de un trastorno de estado de ánimo”.

Señala que la OACI, de la cual República Dominicana es miembro, “no tiene como mandatorio que se anexe un informe psicológico” de los pilotos. Asimismo, dijo que la
OACI dispone medidas obligatorias que son regulaciones, y optativas, que entran en el plano de las recomendaciones, y que en las últimas “cada Estado es soberano de decidir sobre esa pauta, dependiendo del país, la población”.